Centro de Altos Estudios en Ceremonial de Buenos Aires
 
  C.A.E.C.B.A.
  Acuerdo con la Honorable Academia Mundial de Educación
  Curriculum Vitae abreviado del Fundador del C.A.E.C.B.A.
  Ceremonial: aproximación al tema, exégesis de una forma de vida.
  El arte de ser un buen anfitrión
  Las distinciones
  Protocolo Empresarial
  Ceremonial & Negocios
  Condecoración de la Flor de Lis
  DIPLOMADO EN GENEALOGIA, HERALDICA, VEXILOLOGIA, DIPLOMATICA Y DERECHO PREMIAL
  CURSO SUPERIOR DE REDACCION PROTOCOLAR
  Maestros en Ceremonial
  Curso de Asesor de Imágen
  El CAECBA y la Accademia Ruggero II
  SIMBOLOS PATRIOS reflexión del Prof. Gavaldá y Castro
  Libro I del Prof. Gavaldá y Castro
  Libro II del Prof. Gavaldá y Castro
  Libro III Prof. Gavaldá
  Publicaciones
  Prácticas Profesionales
  Seminarios
  I Jornada de Ceremonial y Protocolo "Bolivar 2011"
  II Jornada de Ceremonial y Protocolo "Bolivar 2011"
  VIII Jornada de Actualización
  I Jornada Jujuy
  II Jornada Jujuy
  Clase de Champagne
  Ceremonial en la Fragata Libertad
  Galería Fotográfica 1
  Galería Fotográfica 2
  Galería Fotográfica 3
  Galeria Fotografica 4
  Galeria fotografica 5
  Galería fotográfica 6
  Galería Fotográfica 7
  Galería Fotográfica 8
  Galería Fotográfica 9
  Galería Fotográfica 10
  Galería Fotográfica 11
  Galería Fotográfica 12
  Galería Fotográfica 13
  Actividades didácticas
  Prensa
  Entrevista revista Look
  Para seguir navegando
  Contacto
  Libro de visitantes
  Contador de visitas
Las distinciones


USO DE CONDECORACIONES

CONCEPTOS GENERALES BÁSICOS
* Por el Prof. Gavaldá y Castro
su reproducción total y/o parcial esta prohibida
derechos de autor reservados




Maestros de Ceremonial y Protocolo egresados del Instituto
 

Las distinciones y las Ordenes
Siempre se distinguió al vencedor. Existieron en Roma las testas coronadas con coronas y laureles, las medallas y las ceremonias mayores como “El Triunfo” y “La “Ovación" discernidas por el Senado. Por otro lado, desde el siglo VI con San Benito (Ora et lavora) aparecen las órdenes religiosas sujetas a estrictas normas de conducta, que se perfeccionarían al aprobar el Papa en 1287 la Orden de los Agustinos, sobre reglas existentes. Le suceden los Templarios, del Santo Sepulcro, Calatrava, Santiago y especialmente la del Hospital de San Juan, hoy de Malta, de carácter religioso-militar, que sin razón de ser, por el siglo XVI se fueron extinguiendo o terminaron cayendo bajo la influencia o el dominio de los reyes.
Las órdenes al merito, también denominadas igualitarias, beneméritas o democráticas, son instituidas por los países que desean recompensar en alto grado méritos personales. Han sido mundialmente adoptadas para premiar el desempeño de relevantes servicios en el campo de la ciencia, la cultura, la política, las artes y las letras.
El otorgamiento de las órdenes no acuerda privilegios ni honores específicos – tal como acontece con las nobiliarias-, siendo requisito conservar una moral y conducta intachables. Quebrantar estas normas comporta la cancelación de los derechos al título y uso de las insignias.
 
 
Las condecoraciones nos hablan de los meritos de quienes las ostentan. Ellas realzan el Curriculum Vitae de cualquier persona. Las Ordenes o Condecoraciones pueden ser oficiales (dadas por los diversos gobiernos, por ejemplo la Legión de Honor del gobierno francés); dinásticas (concedidas por Casas Reales reinantes o ex reinantes, por ejemplo la Orden de Bonaria) y/o privadas (otorgadas por instituciones legalmente reconocidas, por ejemplo la Benemérita y Honorífica Orden Nacional de la Flor de Lis, concedidas a ceremonialistas de nuestro país).
 
Las condecoraciones en general, tienen seis grados (pueden tener menos, nunca mas): collar, gran cruz, gran oficial, oficial, comendador y caballero.
 
 
Distintos grados
Collar: Al cuello, un collar con los eslabones alusivos a la distinción, del cual pende la condecoración. No todas las órdenes lo tienen, y además su uso se reserva para ceremonias muy especiales, por supuesto con la vestimenta de mayor jerarquía.
Nunca se lleva más de uno y tampoco se comparte con banda de gran cruz. A veces corresponde lucir la miniatura o boutonnière. Vistiendo ropa no formal, según lugar y ocasión, se debe lucir la roseta, sobre canapé de oro fuerte, en el ojal de la solapa.
 
Gran Cruz: Cinta de unos 10 cts. en banda, rematada en la cintura izquierda por una roseta de la cual pende la gran cruz. Vistiendo frac se coloca la banda debajo del chaleco, luciéndose por fuera si el jefe de estado está presente en la ceremonia. Se complementa con la placa, sobre el pecho, lado izquierdo. Es de buen gusto no llevar más de cuatro, en cuadrado o en rombo. En el ojal de la solapa, la roseta sobre canapé, de oro claro.
 
Gran Oficial: Placa como la anterior prendida sobre el pecho, lado izquierdo. En el ojal como anteriores sobre canapé por mitades de oro y plata.
 
Comendador: Porta una encomienda o corbata, consistente en una cinta al cuello, con medalla. Se aprecia mejor en uniforme, ya que en frac, la cinta blanca del moño blanco la oculta parcialmente. En el ojal, la roseta sobre canapé de plata.
 
Oficial: Medalla sobre el pecho, izquierda, pendiente de cinta con los colores de la orden, y pasador. No va sobre ropa de gala, en cuyo caso emplea la miniatura. En el ojal, la roseta sin canapé de apoyo.
 
Caballero: Medalla como anterior, sobre el pecho, izquierda. No tiene roseta, en cambio una cinta muy angosta, que pasa y vuele sobre el ojal.
 
Debemos hacer una distinción entre Órdenes y medallas, porque las últimas son de índole castrense. Ellas se colocan colgadas de una cinta que se lleva en la izquierda del pecho, en el uniforme o portando una miniatura en el frac.
Los integrantes de las fuerzas armadas, diplomáticos, etc. pueden lucir si es que tienen varias medallas u ordenes, representadas ellas y colocadas en pasadores metálicos, preferentemente de oro. Si se colocan varias condecoraciones debe darse preferencia a las de su Nación anfitriona.
En el ojal de la solapa no se debe lucir más de un distintivo.
Las condecoraciones no se colocan en abrigos.
Quien tuviere el honor recibir una condecoración de otro gobierno, debe solicitar autorización a su propio gobierno para usarlas; en algunos casos con la autorización del Poder Ejecutivo y en otros casos hace falta la autorización del Poder Ejecutivo mas la autorización del Poder Legislativo..
 
A las damas se les otorgan las mismas condecoraciones que a los caballeros, adaptadas en sus formas para ellas.
 


El Prof. Gavalda dialoga con S.E.R. Mons. Antonio Rosario Mennona,
Gran Prior Espiritual de la Orden de Caballeros de Nuestra Señora,
Santa Maria de Buenos Aires, O.S.M.B.A.
En su residencia episcopal, Ciudad del Vaticano.

 
ORDENES EN LA REPUBLICA ARGENTINA
 
La Asamblea del año XIII, y la Constitución en su artículo 16 no reconocen títulos de nobleza ni prerrogativas de sangre. Pero condecoraciones ha habido siempre en todo el mundo, y el recibirlas obliga a una reciprocidad, especialmente en el ámbito diplomático, de modo que en ese entendimiento en nuestro país se establecieron en razón de mérito. y solamente para extranjeros. En el texto escrito – no tanto en la realidad – su otorgamiento no implica honores y obliga a mantener normas de moral y conducta, so pena de devolución.
Hoy existen dos órdenes “para extranjeros civiles o militares que merezcan el reconocimiento de la Nación”.
 
Orden del Libertador San Martín, decreto 5000 del 17 de agosto de 1943.
Su insignia es un anillo circular celeste y blanco con las leyendas “Libertador” “San Martín”, cargado de un busto semi perfil izquierdo del prócer. Rodean al anillo 16 grandes rayos rectilíneos de oro, entre los cuales se intercalan 16 flamígeros de lo mismo, más cortos y más finos. En el reverso el Escudo Argentino. Los eslabones en forma de sol, reproducen el sol de la primera moneda argentina acuñada en 1813, por Ley de la Soberana Asamblea Constituyente.
 
El eslabón central del que pende el cóndor andino, representa el broche de la Divisa al Patriotismo, otorgada por el mismo Libertador a Dña. María Josefa Arenales en 1822. Los eslabones a ambos lados del broche anterior son fijos y juntamente con los que se encuentran a los lados del signo del infinito, representan nervaduras de hojas y evocan los bordados de hojas del frac militar que el Libertador vistió como Protector del Perú.
El cóndor andino es representado de frente, en actitud de volar, y en sus garras lleva una corona de laureles que sostiene la réplica en miniatura del sable corvo del Prócer, desenvainado simbolizando su acción. Los eslabones de laureles, símbolos de dignidad, representan las glorias acreditadas por el Libertador.
La insignia que pende de la corona de laureles, representa el sol de la moneda patria con sus dieciséis rayos rectilíneos y otros tantos flamígeros, estilizados, para lograr así armonía y lucimiento. Los demás grados de esta orden presentan el diseño básico de la insignia del Collar, pero sin el cintillo de brillantes.
 
La cinta de la orden es de color azul celeste con bordes blancos; de cien milímetros de ancho para la banda de la Gran Cruz y de treinta y cinco milímetros de ancho para los grados de Comendador, Oficial y Caballero.
 
Los grados son seis 
1 .El Gran collar es la insignia de mayor jerarquía que confiere el país, diseñada en 1945 por el artista orfebre Angel Ibarra García, reservado exclusivamente a un Jefe de Estado extranjero. Lo componen el collar de 18 eslabones de plata bañada de oro, escalonando 4 soles – similares a la primera moneda patria - , 10 elipses de laureles y 4 hojas nervadas. De ellas pende en primer lugar una figura del cóndor andino, exployada, y de ella una corona de laureles atravesada de sable corvo. De dicha corona pende la medalla, descripta, de 70 mm.
2. Gran Cruz, a vicepresidentes, ministros y equivalentes. Banda de faya (tejido grueso de seda, que forma canutillo) azul celeste fileteada de blanco con extremos desflecados y unidos por doble moño, de la cual pende gran medalla como la anterior pero de 80 mm. En el pecho izquierdo, placa, sin reverso.
3. Gran oficial, a miembros de asambleas legislativas, Ministros plenipotenciarios y equivalente. Placa similar a la anterior, siempre sobre el lado izquierdo del pecho.
4. Comendador, a Encargados de Negocios y Consejeros. Medalla de plata pulida surmontada de laureles, pendiente de la venera, una cinta al cuello de 45 mm celeste fileteada de blanco.
 
 
5. Oficial, a Secretarios y Cónsules de Primera. Medalla con laureles similares a la anterior, algo más pequeña, pendiente de cinta rematada en un pasador de plata que ajusta sobre el pecho a izquierda.
6. Caballero, a Agregados, vicecónsules y equivalentes. Como anterior, pero la medalla sin los laureles.
 
La Orden está regida por un Consejo presidido por el Gran Maestre de la Orden, que es el Presidente de la Nación, asistido por un Gran Canciller (el Ministro de Relaciones Exteriores), siendo los ministros integrantes del Consejo.
 
 
Orden de Mayo,  creada en el año 1957.
Su insignia, varía según el tipo de condecoración. Debe destacarse que al crearse en 1946 se la denominó Orden al Mérito, y que contra todos los principios y antecedentes permitía su entrega a argentinos, situación acomodaticia que se mantuvo hasta 1957, cuando se reservó a civiles y militares extranjeros que merezcan la gratitud de la Nación. No he podido averiguar a quienes fue discernida en ese período de once años.
Desde 1958 dejó de incluir la dignidad de gran collar, desde entonces exclusiva de la Orden del Libertador. En cambio mantiene las otras cinco jerarquías (Gran Cruz, Gran Oficial, Comendador, Oficial y Caballero) que son entregadas en cuatro categorías, que describimos para la Gran Crúz:
Al Mérito (civil). Insignia con la efigie de la República, pendiente de banda de faja roja fileteadas de blanco, de 101 mm.
Al Mérito Militar. Insignia, cruz con el Sol de Mayo y las distintas armas del ejército. Banda de seda celeste, filete blanco.
Al Mérito Naval. Insignia, ancla con cepo y arganeo, con un sol radiante, sobre cruz de Malta. Banda de 80 mm en cinco fajas, dos internas azul marino anchas, y tres blancas (una central y dos laterales), más angostas.
Al Mérito Aeronáutico. Insignia, una mujer alada, de pie, sobre cruz griega potenzada. Banda celeste de 70 mm atravesada por franjas blancas.
La Orden es regida por un Consejo, el mismo de la Orden del Libertador.
 
Grandes ejemplos de condecoraciones son:
Ø      La Rosa de Oro: que es entregada por el Santo Padre, a distintas personalidades. Es bendecida por el en el cuarto domingo de cuaresma. Ella encierra un gran ceremonial en el momento de su entrega. Para los católicos es quizás, la distinción más importante que podemos recibir.
Ø      La Legión de Honor de Francia, condecoración que creo Napoleón.

 
  Mas información, visitar:
www.caecba.com.ar
http://webs.uolsinectis.com.ar/ceremonialargentino/
 
Facebook botón-like  
   
Publicidad  
   
43860 visitantes
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=