Centro de Altos Estudios en Ceremonial de Buenos Aires
 
  C.A.E.C.B.A.
  Acuerdo con la Honorable Academia Mundial de Educación
  Curriculum Vitae abreviado del Fundador del C.A.E.C.B.A.
  Ceremonial: aproximación al tema, exégesis de una forma de vida.
  El arte de ser un buen anfitrión
  Las distinciones
  Protocolo Empresarial
  Ceremonial & Negocios
  Condecoración de la Flor de Lis
  DIPLOMADO EN GENEALOGIA, HERALDICA, VEXILOLOGIA, DIPLOMATICA Y DERECHO PREMIAL
  CURSO SUPERIOR DE REDACCION PROTOCOLAR
  Maestros en Ceremonial
  Curso de Asesor de Imágen
  El CAECBA y la Accademia Ruggero II
  SIMBOLOS PATRIOS reflexión del Prof. Gavaldá y Castro
  Libro I del Prof. Gavaldá y Castro
  Libro II del Prof. Gavaldá y Castro
  Libro III Prof. Gavaldá
  Publicaciones
  Prácticas Profesionales
  Seminarios
  I Jornada de Ceremonial y Protocolo "Bolivar 2011"
  II Jornada de Ceremonial y Protocolo "Bolivar 2011"
  VIII Jornada de Actualización
  I Jornada Jujuy
  II Jornada Jujuy
  Clase de Champagne
  Ceremonial en la Fragata Libertad
  Galería Fotográfica 1
  Galería Fotográfica 2
  Galería Fotográfica 3
  Galeria Fotografica 4
  Galeria fotografica 5
  Galería fotográfica 6
  Galería Fotográfica 7
  Galería Fotográfica 8
  Galería Fotográfica 9
  Galería Fotográfica 10
  Galería Fotográfica 11
  Galería Fotográfica 12
  Galería Fotográfica 13
  Actividades didácticas
  Prensa
  Entrevista revista Look
  Para seguir navegando
  Contacto
  Libro de visitantes
  Contador de visitas
Entrevista revista Look


Revista Look especial Máxima (editorial Perfil) publico entrevita realizada
al Rector del Instituto Sr. Prof. PhD D. Rubén Alberto Gavaldá y Castro
sobre protocolo y derecho nobiliario








Entrevista realizada al Prof. Gavaldá y Castro
para revista Look por MARIANA COMOLLI
 
¿Qué debe estudiar una princesa para convertirse en reina?  ¿Existe algún curso/algún tipo de capacitación especial?
Para que una dama llegue a ser reina no existe una capacitación especial que deba estudiar; pero si –evidentemente- debe tener ciertas capacidades o aptitudes que, combinadas con sus actitudes, le permitan desarrollar el alto cargo y responsabilidad que un reinado implica y conlleva.
El Derecho Nobiliario Internacional, junto a la tradición, posibilita a una dama a equiparse a nivel de su esposo (equiparación que también se utiliza en lo que es llamada “cortesía social de precedencia”), por ello, al casarse con un noble o con una regia persona (príncipe o rey) accede a tal instancia por traslación, en éste caso de reina consorte.  Estas damas seguramente tendrán que pasar por una etapa de preparación general o parcial –de acuerdo al haber que ya traiga consigo- para cuando llegue el feliz día de la coronación de su esposo.
Diferente es aquella niña que desde nacimiento sabe que potencialmente reinará por derecho propio en un Estado, y por tanto siendo efectivamente soberana; habrá en ellas una formación y cuidado especial, planificado y supervisado desde la cuna por sus padres.
Mas allá de que una princesa se convierta en reina por casamiento o por derecho propio, seguramente deberá prestar especial atención a cuestiones de protocolo, diplomacia y cortesanía.
 
 
Estudiar protocolo a ese nivel (para llegar a ser reina) ¿es duro?  ¿En qué consiste el entrenamiento (qué cosas incluye)?
Será duro para alguien que no comprenda que la única herramienta de optimización de imagen personal es el ceremonial y el protocolo. Si tiene un espíritu dócil sabrá llevar con tino el estudio, y lo que es mas difícil aún, la internacionalización de los principios que éstas disciplinas enseñan y consagran. Pues bien, por consiguiente el mayor desafío será actuar, expresarse y desenvolverse como si nunca hubiera estudiado protocolo. Es decir: siendo natural.
El entrenamiento comenzará por saber desarrollar lo que llamo en mi libro “asertividad”, es decir saber actuar, saber decir y saber hacer en el tiempo, momento y circunstancia justa y precisa como se espera de ella, en este caso de una reina. Apelando, potenciando  y apoyándose en los cinco pilares de la conducta humana: intuición, buen gusto, sentido común, criterio y tacto.
Tendrá que seguir sumando capacidad para una comunicación efectiva: oratoria correcta, gestos y posturas físicas controlados, y hasta de silencios. Amena de todos  los demás elementos vectores de una optima imagen personal. Sumaremos luego conocer y manejar a la perfección el arte de comer, recibir, hospedar, dentro de un largo etcétera que incluye una vasta cultura nacional e internacional, y finaliza con un exquisito desarrollo de la habilidad diplomática en general con el mundo actual, como así también para con sus conciudadanos, muchos de los cuales no estarán de acuerdo con el sistema monárquico de gobierno.

¿Cree que Máxima fue “puliendo” su estilo a lo largo de los años? ¿En qué lo nota?
Si eso es notorio. Se preparó para ser una exitosa profesional, base de su actual “triunfo”,  pero nunca esperó (aunque seguramente si lo deseo en su yo mas intimo) llegar a ser la reina de los Países Bajos, madre de la futura reina de Holanda. 
Se optimizó con el correr de los años, primero en la etapa de novia y luego en el de princesa; talló por si sola y dejó que otras cincelaran en ella  la piedra de su esencia hasta encontrar el brillo que debía salir desde adentro y que le es propio. Hoy este proceso se nota en su forma de vestir, hablar, moverse y comunicar en público, siendo holandesa sin serlo (valga el juego de palabras). Si el rey Guillermo Alejandro es un buen  rey y un mejor soberano, es porque tiene a su lado a una gran reina. De otra manera seria imposible.
No podemos negar la singularidad de su raíz latina, que la hace cercana y afectiva en sus expresiones, particularidad que cautiva y sigue cautivando. Demostraciones de afecto que humanizan la corona y que eran impensadas hace unos años en la nobleza europea. Las propias pares de sangre la envidian en el mejor sentido de la palabra, sanamente.
Máxima es un orgullo nacional y una expresión viva de lo que puede llegar a ser la mujer  argentina si se lo propone. Ella delineara un estilo en la historia de Europa tanto como lo hizo Victoria en Inglaterra o Eugenia de Montijo en Francia; y marcará una impronta imborrable en la Casa de Orange-Nassau.

¿Es cierto que ya no puede volver a usar jeans? 
Digamos que puede pero no debe. Su condición actual, tanto sea por protocolo o por decoro, le impiden utilizar en publico ciertas prendas y accesorios comunes para otras damas de su edad. Recordemos que el jean es una prenda que nace para trabajadores de fabrica y que si bien esta actualmente masificado no es una prenda que conforme la etiqueta de una señora en el total y cabal sentido de lo que ello implica.

¿Puede una reina usar traje de baño? ¿Y minifaldas? ¿Qué señala el protocolo para los climas calurosos?
Traje de baño si, pero no en publico. Las reinas son tales pero sobre todo son humanas, sienten el calor como cualquier mortal. Solo tratamos, desde el protocolo, subrayar que hay ciertas instancias y cosas que no son convenientes, y  que cualquier descuido puede ser altamente perjudicial e irreversible, pero sobre todo será negativo para el mensaje que quiera dar y transmitir el país y la corona que representa.
Una reina consorte o felizmente soberana es cuestión de estado con todo lo que ello implica. Los fotógrafos estarán esperando un descuido o un yerro protocolar para remarcárselo. Las reinas deben cuidar sus formas y sus modos, por ello no conviven en su cotidianeidad las expresiones informales como los jeans o las minifaldas, éstas a las que siempre le aconsejaremos digan no.
Respecto a los climas calurosos el ceremonial se adecua a tales circunstancias por lo que prevalecerán colores claros y pasteles como así también telas livianas, que sin llegar a ser transparentes hagan agradable el arte de vestir. Recordemos también que tomarán especial realce los accesorios que ayudan, por ejemplo, el sombrero.

¿Cuál es el objetivo/el sentido/el fundamento de que reina no se la pueda ver realizando actividades como las que hace cualquier otro mortal? (ej. comiendo)
Antiguamente era regla que los nobles no podían ni debían realizar tareas comunes, reservadas a los otros. De allí el dicho de “sangre azul” es decir sangre que pasaban por venas donde de piel nunca había sido bronceada. Era exaltada la piel blanca, hasta con polvo de arroz. El labrador, el campesino vería curtida la piel por el sol que alumbraba su trabajo, y por tanto delatora de su condición social.
La instancia se exaltó aún más en la época llamada “victoriana” en donde se reprimía toda manifestación pública de emociones, hasta el extremo de no llorar o reír ante nadie. Hoy subsisten algunas reglar, entre ellas, las que Usted menciona: comer. Estas “restricciones”  se basan en cuidar la imagen publica de las altas personalidades. Recordemos que también tenemos un Papa que es nacido en argentina y que también tiene cuestiones humanas que atender, pero nadie las verá, ni las comentará, ni siquiera se las imaginará; entre otras cosas por respeto. Mismamente todas las personas tratan o tratarán de cuidar estos aspectos humanos que si bien nos incumben a todos por igual, no son lindos ni propicios para mostrar en público.
Hay límites y si bien la nobleza y/o monarquías los cuidan en el más mínimo detalle, es un aspecto que toda persona que se considere tal, y que desee convivir y agradar a los demás, debe cuidar y resguardar.

 
 
  Mas información, visitar:
www.caecba.com.ar
http://webs.uolsinectis.com.ar/ceremonialargentino/
 
Facebook botón-like  
   
Publicidad  
   
43860 visitantes
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=